Boquillas

Las boquillas pulverizadoras son un componente pequeño pero su importancia es enorme. Son los instrumentos de más importancia para realizar una aplicación y nos permiten conseguir uniformidad en su distribución, así como elegir el tamaño que queramos de las gotas a aplicar. Para ello, encontramos una gran variedad de tipos que poseen cualidades diferentes y que deberemos tener en cuenta dependiendo del resultado que queramos obtener.

Aunque existen muchos tipos, en Fertinova disponemos de los utilizados de manera más frecuente para la aplicación de fertilizantes y otros productos.

Tipos de boquillas pulverizadoras

De abanico

Con este tipo conseguiremos que el líquido expedido por la boquilla pulverizadora salga con forma de abanico. Se utilizan con mucha frecuencia ya que ofrecen una excelente distribución en la pulverización. Aunque se puede utilizar a presiones altas y bajas, se logra una mejor cobertura cuando trabaja con alta presión.

De 6 chorros

Las boquillas de 6 chorros es la más idónea para aplicar fertilizantes líquidos de forma precisa. Con estas boquillas se consigue una aplicación estable del producto, reduciendo la atomización para prevenir la quema de hojas.

De espejo

Son las que producen unas gotas de mayor tamaño, algo que consiguen usando presiones menores que en otras boquillas. Se utilizan para aplicaciones donde se busca un amplio ángulo o baja altura de pulverización. Los tamaños más grandes son indicados para la aplicación de fertilizantes líquidos.

De un chorro

Producen un patrón de chorro directo y son empleadas para aplicar fertilizantes ácidos en líneas.

Boquillas fin de rampa.

Se utilizan en aplicaciones donde se requiere ampliar la distancia de aplicación. Generan gotas de tamaño grueso que reducen la deriva y facilitan la penetración en el cultivo. Diseñada para ser usada con un amplio rango de presiones.